Debod: el regalo del país de los faraones

Seguramente más de uno conoce este templo egipcio situado en pleno centro de Madrid, más concretamente en el Parque del Oeste, junto a Plaza de España. Pero lo que igual muchos no saben es el porqué tenemos este templo en nuestra ciudad. Y eso es lo que os vengo a contar hoy, amigos curiosos.

En 1960, con motivo de la construcción de la ampliación de la presa de Asuán, conocida como Presa Alta, la Unesco hizo un llamamiento mundial solicitando ayuda para evitar la destrucción de los templos que había en la zona que iba a quedar inundada tras la finalización de la obra, por el actual lago Nasser. Por suerte para los templos, el mundo respondió y gracias a esto se salvaron un total de 24 construcciones entre las que se encuentran el grandioso templo de Abú Simbel, el no menos fascinante templo de Nefertiti y por supuesto, el templo de Debod.

El caso es que, una vez llevado a cabo el rescate, a los egipcios debía faltarles espacio para recolocar estos templos, eso o que no tenían mucha ganas de aflojar libras, ya que el medio que utilizaron como pago y agradecimiento a los países colaboradores fue, ni más ni menos que un templo.

A Estados Unidos le tocó el templo de Dendur, que actualmente está en el museo Metropolitan de Nueva York, el de Ellesiya fue a parar a Italia, a Holanda le dieron el de Taffa y a España nos llegó el de Debod, que a falta de un emplazamiento mejor, terminó en la capital.

El traslado del templo fue una empresa que necesitó del mayor mimo y cuidado por parte del equipo que lo llevó a cabo, ya que se desmontó piedra por piedra y se numeraron cada una de éstas, para que luego una vez aquí pudiera ser montado exactamente igual que en su localización anterior. De hecho la orientación del templo que es de este a oeste, se ha mantenido en la medida de lo posible.

Y para aquellos que se estén preguntando que de dónde viene su nombre, nada más fácil, Debod era el nombre del asentamiento en el cual se encontraba el templo, que los expertos fechan en  unos 2.200 años de antigüedad y en su interior, aunque se encuentran en un estado que no es el más aceptable, se pueden ver los restos de los geroglíficos y bajorrelieves que en su momento cubrían las paredes de este recinto, ensalzando el culto al dios Amón de Debod. Algunas de la escenas de su interior representan al rey Adijalamani ordenando la construcción del templo en honor al dios, realizando actividades rituales, etc.

Para terminar diré que el parque que rodea el templo es perfecto para ir a pasar una soleada tarde de primavera y poder admirar también una vista periférica de la zona de la Casa de Campo, o para visitarlo en las noches de verano, con ese aire mágico que otorga la oscuridad a estos sitios.

Espero que os haya gustado, yo hasta aquí me despido hasta la próxima, ¡sed curiosos!

Anuncios
Publicado en Lugares y rincones | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Takoyaki en La Latina

En el castizo barrio de La Latina, concretamente en la calle Almendro 8, los amantes de los sabores de Japón descubrirán una grata sorpresa.

Okashi Sanda

Camuflado entre bares de cañas y tapas encontramos un pequeño y acogedor rincón que nos transporta a la gastronomía menos conocida del país del sol naciente.

Su nombre; Okashi Sanda. En su carta podemos encontrar desde el ahora tan de moda sushi, hasta el poco conocido takoyaki, pasando por empanadillas de carne y verduras, brochetas de pollo y hasta la famosa pizza japonesa conocida como okonomiyaki.

Origami sobre nuestras cabezas

La primera vez que probé el takoyaki fue en la celebración del año nuevo japonés, el mochitsuki y desde entonces estaba deseando volver a comerlo de nuevo. Pero no encontraba ningún sitio en Madrid en el que lo sirvieran y la perspectiva de tener que esperar un año para volver a disfrutar de esas bolitas no me hacía mucha gracia.

Por ese motivo cuando una amiga me comentó que había un sitio en el que lo hacían, decidimos encaminar nuestros curiosos pies hacia ese lugar. Una vez allí nos pusimos cómodas y nos preparamos para disfrutar de una suculenta cena como si estuviésemos en cualquier bar de Tokio.

Para ir abriéndo boca pedimos un par de cervezas japonesas y unas brochetas de pollo con salsa teriyaki, conocidas como yakitori.

Cervezas Kirin y Asahi

Brochetas de pollo yakitori

Después de este aperitivo vinieron los platos fuertes. Takoyaki, unas albóndigas de pulpo regadas con una salsa especial, mahonesa y alga verde, que hicieron que mis papilas gustativas bailasen extasiadas. Y finalmente el okonomiyaki, una especie de pizza/tortilla con bacon, gambas, repollo y un sinfín de ingredientes más, todo ello cubierto con una capa de salsa especial, mahonesa, alga verde y katsuobushi.

Takoyaki

Okonomiyaki completo

Estaba todo tan rico que nos dio mucha pena no poder terminar con el okonomiyaki y por eso mismo no pudimos probar ninguno de los postres tentadores con los que nos alegraba la vista un mostrador al fondo, pero bueno así tengo una excusa para repetir y probar otras delicias que ofrecen entre sus platos.

Esto es todo por el momento amigos y ya sabéis, a curiosear!!!!

Publicado en Not typical food | Etiquetado , , , , , , , , | 6 comentarios

Under construction!!!

Como no podía ser de otra manera en una página cuyo contenido va a tratar de esta nuestra ciudad, Madrid.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario